5 errores recurrentes que cometemos al hacer fotos

playmobil-765110_1920

Si uno, con el chip de fotógrafo puesto, analiza las imágenes que los aficionados a la fotografía suben a las redes sociales (o las que ve en casas de familiares, amigos o conocidos), se da cuenta de forma rápida y clara de que hay una serie de “errores” recurrentes y habituales que se suelen repetir en todas ellas. Nosotros aquí vamos a compartir 5, pero podríamos ampliar el listado con unos cuantos más. ¿Te suenan los que mencionamos a continuación?

1. ¿Qué estamos enfocando?

Nuestra mirada, cuando miramos una foto, encuentra rápido el punto de interés de la misma, que habitualmente coincide con el que el fotógrafo tenía cuando realizó la instantánea. Sin embargo, ese punto de interés a menudo aparece mal enfocado, mientras que las zonas más nítidas de la foto se corresponden con puntos de interés secundario. Hoy en día, incluso cualquier cámara de smartphone permite precisar el enfoque. Aprovéchalo y saca radiante y sin mácula el punto de interés de tu fotografía.

2. Hay vida más allá del centro

Ahora que en política está de moda la búsqueda del centro, en términos fotográficos nos vamos a desmarcarnos de esta tendencia. ¿Os habéis fijado que siempre tendemos a sacar al protagonista de la foto en el centro de la misma? ¿Por qué? Existen muchas más posibilidades y, por regla general, colocarlo a un lado de la toma nos va a permitir sacar mucho más partido al fondo a la vez que se realza el protagonismo del sujeto en primer plano. ¿Probamos?

3. Fondos torcidos

A veces, un poco en relación con el anterior error, ponemos tanta atención en el sujeto protagonista de la misma que nos olvidamos del fondo, que queda inclinado levemente hacia uno u otro lado en un efecto que, pese a su levedad, se distingue con bastante facilidad. Si quieres evitar ese desequilibrio, presta más atención a ese detalle a partir de ahora cuando hagas nuevas fotos. Y si no, siempre estás a tiempo de enderezar el mundo con unos retoques de Photoshop.

4. Dame aire que me ahogo

Otro clásico más que habitual en la fotografía no profesional es el de la ausencia de aire en las instantáneas. Queremos abarcar todo el cuerpo o toda la cara en la imagen y en nuestra obsesión por el encuadre perfecto se nos olvida dejar que la imagen respire, que tenga unos espacios por los costados, por arriba o por abajo por los que se cuele el aire evitando la sensación de “asfixia”.

5. Pon atención al fondo

La causa de este error es común a muchos de los otros que hemos comentado. Ponemos toda la atención en encuadra al protagonista de la foto y nos olvidamos de lo que hay detrás. A veces, como comentábamos, eso que hay detrás aparece torcido. Otras veces es un mal fondo que quita todo el valor a la imagen que creemos. Ya podemos hacer el mejor retrato de nuestras vidas, que si de fondo aparece un contenedor de basura…

 

Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *