Imaginación y locura en la fotografía de boda

Muchas veces hemos hablado en este espacio de la importancia de contar en un día tan especial como el de tu boda con un buen fotógrafo, con un buen profesional que te garantice que siempre te quedarán para el recuerdo un buen puñado de instantáneas que salvarán del paso del tiempo la esencia del momento, los sentimientos y las vivencias que siempre esconde un día único en nuestras vidas. Hemos hablado del daño que hace a los profesionales el colega de turno que entiende de fotografía, de la importancia de innovar y de por qué cuesta lo que cuesta un reportaje fotográfico de bodas.

Esos dos últimos aspectos vuelven a salir a la luz en el post de hoy. La importancia de innovar porque hoy vamos a ver capturas que demuestran cómo los fotógrafos se las ingenian y se mojan lo que haga falta con tal de sacar una fotografía única, distinta, de aquellas por las que ya de por sí vale pagar. Después de ver las fotos, que llevan al extremo el deseo por innovar, casi hasta la parodia, no os quedará duda de por qué cuesta lo que cuesta un reportaje fotográfico de bodas. No está pagado :)

1. Con el agua en los talones: Y si no mirad a este fotógrafo, que se mete hasta los tobillos en una charca con tal de tener el encuadre perfecto y conseguir una foto memorable para los novios. No importa el barro acumulado en los pies cuando el resultado es el que vemos. fotografia bodas 02

2. Cuerpo a tierra: Seguimos con los reflejos, que siempre da un plus a las imágenes. Aunque sea el reflejo de un charco entre caminos de campo. Lo que podía ser una foto sin más (foto 1), acaba convertida en una foto increíble gracias al buen hacer del fotógrafo.

fotografia bodas 03

3. Jugarse la cámara: Cualquier fotógrafo sabe que la cámara es nuestro bien más preciado. Sobre todo esa cámara con la que ya te has familiarizado tanto que parece una parte más de ti. Al profesional de la siguiente foto parece que no le importa su cámara con tal de sacar una imagen que valga de por sí una sesión, así que se mete en el mar sin pensárselo. Ni las olas podrán pararlo en su determinación.

fotografia bodas 04

4. Barranquismo: Ser fotógrafo de bodas es un deporte de riesgo. Y no sólo por los invitados que se pasan con el alcohol y ponen a prueba tu integridad, sino también porque a veces nos toca hacer virguerías con tal de captar una imagen. O jugarnos literalmente la vida. Y si no, mirad, mirad.

fotografia bodas 05

5. “No miro nada, soy un profesional”: Cualquiera diría que este fotógrafo, metido bajo la falda de la novia, ha sobrepasado algún límite. Nada más lejos de la realidad: sólo estaba buscando LA FOTO. Así en mayúsculas.

fotografia bodas 06

*Las fotos originales han sido extraidas de un post de la web boredpanda.com

 

Esta entrada fue publicada en Fotografía de bodas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *